Redes Sociales y el Minimalismo Digital

Redes Sociales

En mi época, antes de la era del celular, las “redes sociales” se limitaban a nuestra localidad y se extendían un poco más a través del teléfono fijo. Este se discaba manualmente para hacer llamadas bien fuese a un amigo u otro asunto de interés.
Recuerdo mi primer móvil, un pesado Motorola con flip y antena, podía grabar mensajes y por primera vez me permitía comunicarme desde mi casa en un medio rural a cualquier parte del país. Mis vecinos del campo ajenos al entorno urbano veían extrañados cómo yo hablaba con un aparato que no tenía cable de conexión.

La Nueva Tecnología Celular

Todos estábamos extasiados con la nueva tecnología, la gente embriagada empezaba a mostrar cambios en los patrones de conducta. Cuando usaba el móvil, la persona dejaba lo que estuviera haciendo y comenzaba a caminar aleatoriamente de un lado al otro extendiéndose hasta un radio de 50 metros. Ciertos protocolos de convivencia se iban resquebrajando. Si estabas en una cena y sonaba el aparato todos los comensales saltaban como grillos, por el afán de atender la llamada, pensando que era su móvil el que sonaba. Cuando la llamada era contestada los demás se quedaban cortados ante la súbita interrupción. Tal vez aquella fue la primera muestra de intimidad que mostráramos con un instrumento de comunicación como consecuencia de los inmensos beneficios que aportaba.

maria de las casas, conectividad, multitasking, mariadelascasas

En aquel entonces, la conmoción en la comunidad era apenas la antesala de lo que vendría luego: internet, aplicaciones, emails, blogs, redes sociales (virtuales), selfies, compras online, branding personal, posicionamiento. Esto nos permite estar hiper-conectados e hiper-informados sin cesar 24/7 así que el teléfono inteligente se ha convertido en parte esencial de nuestra intimidad y conexión con los demás.

Poco a poco el contacto físico con tu alrededor o, lo que es peor, con “el otro” va dejando de tener importancia. Hay cambios fisiológicos; se estiran los músculos del cuello y la quijada apunta hacia abajo para mirar la pantalla del celular, entramos en una suerte de trance y el medio físico que nos rodea cae en el olvido por la ilusión de estar comunicados con amigos, conocidos y hasta desconocidos. Y esperando las respuestas y noticias consumimos una gran energía emocional.

Sin embargo, estar conectados continuamente no significa que estemos más compenetrados con nuestra especie.

Maximalismo Digital vs. Minimalismo Digital

William Powers, autor del New York Times Best Seller “Hamlet’s Blackberry”, acuñó la frase “Maximalismo Digital” o la inmersión total en el entorno digital, abstraídos, desconectados de nuestras vivencias, atrapados en el llamado “Triángulo de las Bermudas Digital”: Facebook, Twitter e Instagram. ¿Será que esta nueva adicción substituirá o disminuirá el consumo de drogas y alcohol?

Powers relata que él llegó a un estado de semi-adoración pero simultáneamente reconoció la profundidad que la tecnología añade a la experiencia humana a la vez que puede perjudicarnos. Es nuestra responsabilidad encontrar el tiempo y espacio para distanciarnos de estas tecnologías y preservar el juicio. Como él mismo afirma, buscar el “Minimalismo Digital”.

En realidad lo malo de la digitalización y las redes sociales es lo buenas que son: conectividad, educación, actualización, construye comunidades, excelentes para la promoción de los negocios, concientización… Las redes sociales han ayudado al ciudadano a descubrir e innovar cosas que incrementan su calidad de vida.
La inmensa capacidad de exploración que brinda la digitalización está al alcance de pulsar unas pocas teclas para abrir ventanas a mundos desconocidos. Esto hace que aumente nuestra voracidad por el conocimiento de todo quedando sumergidos dentro de un exceso de datos día tras día.

¿Suena familiar? ¿Acumulamos montones de datos como esos mares llenos de plástico? ¿Nos vemos retratados en esta situación?

El Minimalismo Digital, como menciona Powers, busca eliminar lo no esencial: un refinamiento de formas dictado por la pura función. Y ejecutarlo requiere de disciplina y método: eliminar iconos del escritorio, desmontar viejas aplicaciones, usar Twitter como quien va a la playa de vez en cuando, se acuesta en la arena, retoza en el agua y luego a casa; Facebook: más amigos en FB, menos tiempo para dedicarle a los que tienes físicamente alrededor; borrarse de blogs que no son relevantes, bloquear cookies, y limpiar el disco duro entre otros.

Redes Sociales como herramienta de trabajo

No hay duda de que la conectividad digital es parte de nuestras vidas querámoslo o no y las redes sociales son maravillosas herramientas de trabajo tanto para empresas como para autónomos o personas en búsqueda de empleo. Sin embargo, es importante tener claro lo que realmente buscamos en el mundo digital y qué queremos reflejar.

Antes de crear un perfil en una red social sugiero:

  • Tener claro el objetivo
  • Decidir cuál o cuáles redes utilizar
  • Entender bien cómo funcionan y sus opciones de privacidad
  • Configurar bien los perfiles
  • Ser cuidadoso al opinar y hacer publicaciones

Sabemos que la tecnología avanza demasiado rápido, lo que es actual hoy ya mañana se convierte en obsoleto. Es muy importante estar al día, en continua formación y tener constancia y coherencia en el uso de las redes para obtener resultados. Recuerda que son acciones de mediano a largo plazo.

Por último te dejo estás preguntas para que reflexiones sobre ellas y te sirvan bien sea para tomar acción o como guía al contratar servicios de gestión.

1. ¿Con quién quieres conectar y porqué?
2. ¿Cual es el área de aprendizaje que realmente te interesa?
3. ¿Qué tipo de noticias quieres recibir y cuándo?
4. ¿Qué grupos de interés son realmente relevantes?
5. ¿Cuál es el impacto que la digitalización tiene en tu área de negocio?

 

El Branding Personal<<

Leave a Reply

Your email address will not be published.